Felices Lupercalias, feliz San Valentín.

Actualizado: may 15


Febrero es el mes de la purificación por el agua. Y el día 15 de marzo celebramos las Lupercalias, la fiesta de las lobas y de las cabras, o sea, nuestra fiesta.


* Ilustración de La mujer lobo de Laura Pretel.

En la fiesta de las Lupercalias (hacia el año 500 a. C.) se celebraba el fin de un rito de iniciación que consistía en que los jóvenes vivían un tiempo en el bosque, en manada, como los lobos, comiendo de lo que podían cazar y recolectar. De esta manera aprendían lo importante que era el trabajo colaborativo para subsistir y también adquirían la certeza de que la naturaleza provee de todo cuanto necesitamos. Cuando salían del bosque eran ungidos con sangre y leche de cabra, y tras una carcajada liberadora, comenzaba un cortejo donde las mujeres que no podían concebir se acercaban a estos jóvenes, ya hombres con cuanto habían aprendido en el bosque, para ser tocadas con las tiras de piel de cabra que ellos portaban.

En torno al año 500 d. C., un papa de nombre Gelasius abolió las Lupercalias y fijó el 14 de febrero como día en que celebran su santo los Valentines y Valentinas que por el mundo hay. Pero de nuevo las milenarias tradiciones paganas no pudieron ser tapadas por el manto de los papas cristianos, y las Lupercalias tampoco.


* Las Lupercalias.

A este santo Valentín la tradición oral le inventó leyendas amorosas como, habiendo sido apresado por ser cristiano y condenado a muerte por no querer abjurar de su fe, se enamoró de la hija de su carcelero que le llevaba comida a escondidas y el día antes de su ejecución le envió una carta que concluía con “De tu Valentín”. De ahí la tradición de enviar cartas este día y de firmarlas con esta antiquísima rúbrica de más de 1500 años. El tiempo pasó pero, por esta necesidad de ritos que el ser humano tiene, la fiesta de San Valentín que venía a rellenar el hueco dejado por las lupercalias permaneció. Y todavía hoy sigue celebrándose, alimentada por los grandes almacenes pues constituye un negocio solo en Estados Unidos de 20.000 millones de dólares al año. A España llegó de la mano de Galerías Preciados


* Cartas de amor del día de San Valentín.

Libros de las Malas Compañías queremos devolver su verdad a este rito de fertilidad que subyace en la celebración cristiana de San Valentín, que los grandes almacenes han acabado mercantilizando. En España Galerías Preciados fue quien introdujo esta costumbre del regalo.

Pero si, después de todo, queréis hacer un regalo de amor, qué mejor que un libro… o dos. Os recomendamos nuestra última publicación:

Bella Dama, un libro objeto: una caja que contiene el regalo de un poema que desvela un gran amor a una bella Dama. Poema de Estrella Ortiz e ilustración de Raquel Sáiz.



* Imágenes de Bella Dama.

Y también, para los que envían cartas de amor en San Valentín, Si tuviera que escribirte, de Alejandra Correa. 28 postales con collages y poemas de la autora que constituyen un verdadero dispositivo amoroso.



* Fotos de Si tuviera que escribirte.

Felices Lupercalias os desean las lobas y cabras de Libros de las Malas Compañías.



* De izquierda a derecha: Anaïs González y Ana Cristina Herreros.

#SanValentín #BellaDama #Situvieraqueescribirte #Nuestroslibros #Recomendaciones

65 vistas
  • Icono de la aplicación Instagram
  • Pinterest App Icon
  • Facebook Basic Square
  • Twitter Basic Square

Libros de las Malas Compañías

Apdo. de Correos 8448, 28080 Madrid

info@librosdelasmalascompanias.com

676 84 22 85