Cuentos maravillosos rumanos

PortadaInternet.jpg

Esta antología recoge 34 cuentos populares que fueron recogidos en el siglo XIX por Petre Ispirescu y traducidos este año por Mihai Iacob.

Los héroes de estos Cuentos maravillosos rumanos recorren un camino iniciático, superan una serie de pruebas, gracias a las cuales adquieren su condición de hombres. Son cuentos donde la bondad, la sabiduría, la humildad, la generosidad, el sentido de la justicia, la paciencia, la confianza, la honestidad, la laboriosidad, la humanidad y el amor son cualidades más importantes que la valentía, la temeridad o el coraje. (Stelian Turlea)

 

En esta selección de cuentos maravillosos podréis encontrar las ilustraciones de Roxana Irimia, donde se destaca la condición humana de sus protagonistas.

Esta obra ha recibido una ayuda a la edición

del Ministerio de Cultura y Deporte.

logo-ministerio-dglfl.jpg

Recopilación de Petre Ispirescu

Prólogo de  Stelian Turlea

Traducción de Mihai Iacob

Ilustraciones de Roxana Irimia

Colección: Cuentos  Antiguos

Tamaño: 18 x 25 cm

Páginas: 360

Encuadernación: cartoné

ISBN: 978.84.123027.2.1

  (Precio sin IVA 27,41€)

P.V.P. 28,50€ 

roxana irimia.png

 Roxana Irimia

Nacida en Pascani (Rumania, 1985), reside en España desde hace 18 años y desde entonces se integra de una manera asombrosa en el mundo artístico.

Roxana ha tenido desde su temprana niñez una inclinación para las artes plásticas. Para ella el arte es un modo de vida y de expresar belleza y creatividad.

Su trabajo habla sobre su condición humana, un aspecto que siempre le ha despertado el interés.

 

Su obra ha viajado por toda España y en el mundo, a ciudades como París, Roma, Sighisoara, Estocolmo, New York o Los Angeles.

Captura de pantalla 2022-08-05 a las 14.23.57.png

 

Petre Ispirescu

(Bucarest 1830 - 1887) Editor, folclorista, impresor y publicista rumano. Es mejor conocido por su trabajo como recolector de cuentos populares rumanos, relatándolos con un talento notable. Creció escuchando innumerables cuentos populares contados por sus padres y por los clientes y aprendices de la barbería familiar. Sus padres querían que fuera sacerdote y le encomendaron estudiar con un monje en la Iglesia Metropolitana. Abandonó los estudios en 1844, a la edad de catorce años, y entró como aprendiz en una imprenta, donde se convirtió en impresor cualificado en tan solo 4 años. Desde ese trabajo pasó por diversas tipografías, incluida la que él mismo fundó, la Tipografía Obrera Unida, creó la  Editorial de la Academia Rumana en 1878 y dirigió la Imprenta del Estado en 1866. 

Ispirescu comenzó a publicar cuentos populares rumanos en 1862, por iniciativa de Nicolae Filimon. Su primera colección de seis cuentos folclóricos apareció en Țăranul Român y más tarde en forma de folleto. Posteriormente, estos cuentos se añadieron a su renombrada colección, Cuentos de hadas rumanos, hoy una rareza bibliográfica. Retomó su labor editorial en 1872 con la colección Cuentos populares rumanos. Adivinanzas y proverbios, seguida de Anécdotas y cuentos populares en 1874, y La vida y las hazañas de Mihai Viteazu en 1876.

 

Fue elogiado por su profundo e inestimable conocimiento de las obras folclóricas rumanas.