Consideramos que el pueblo que nos ha contado sus cuentos es también autor y destinaremos el porcentaje correspondiente a un proyecto que trabaje en favor de los albinos.

 

UNA MÁQUINA PARA COSER LA ESPERANZA

Ya se han recogido en los centros de mayores de Chamberí 30 máquinas de coser que hemos enviado en un contenedor a Matola, Mozambique, a la casa de las mercenarias de la caridad. 

El centro se abrió el 26 de abril de 2017. Su objetivo es luchar por los derechos de las personas albinas, tratando de librarles del cáncer de piel y luchando por su integración social. Se sostiene con el esfuerzo de todos con pequeños trabajos que van saliendo y con la ayuda de África Directo.

Esperan que el taller de costura les ayude con la financiación del centro. Atienden a más de 300 personas albinas a las que se forma en cómo cuidarse y se les proporcionan cremas protectoras. En breve empezará la consulta de dermatología para la detección y tratamiento de lesiones precancerosas.

Además se lleva a cabo un intenso trabajo comunitario de divulgación y sensibilización que trata de poner en valor a las personas albinas. Y tienen talleres de formación: informática, costura, cocina, y artes. Atienden y acompañan a las personas con albinismo y a sus familiares. Con la ayuda de Visión sin fronterales proporcionan gafas graduadas.

El centro está dirigido por el Hermano Alexandre Howana (mozambiqueño) y por la hermana mercedaria Fátima Liberal (angoleña). Cuentan con apoyos puntuales de la ONG portuguesa Missao Kanimambo, con quienes comparten objetivos.

Allí la gente albina aprenderá a coser y coserá todo lo que necesiten para su uso y para venderlo y obtener un poco de dinero con el que vivir. También coserán libros de tela con sus cuentos tradicionales que traeremos a Madrid y venderemos para ayudar al sostenimiento de la población albina. Hemos enviado, además de las máquinas de coser, material de costura, en muchos casos guardados por las mujeres y que pertenecían a ropa que ellas o su familia ha llevado, cosas que aquí no sirven pero que no se han tirado por su valor emocional y ahora van a recuperar su utilidad, al tiempo que van a simbolizar el afecto o la implicación de unas mujeres con el destino de otras.

Las personas con albinismo tienen siempre, en mayor o menor grado, baja visión. Sin ayudas, esta dificultad con frecuencia se traduce en abandono escolar, baja preparación y pocas posibilidades de encontrar empleo porque, a lo dicho, se añade su incapacidad para estar bajo el sol africano, causa de cáncer de piel y de que su esperanza de vida ronde los 30 años. Por eso, encontrar una actividad laboral que les permita dejar de ser dependientes es un reto. 

La doble discriminación, por su condición de mujeres y albinas, sume con frecuencia a estas mujeres en un sufrimiento en soledad. Por eso, queremos ir más allá y que las mujeres albinas encuentren alguien para quienes sean importantes entre la gente mayor de nuestra ciudad, y queremos empezar por Chamberí, por las mujeres mayores que han donado sus máquinas, su pasado, su historia.

 

Nos proponemos recoger la historia (sonora y visual) de las mujeres que nos han donado sus máquinas:

  • ¿Quiénes fueron las mujeres que cosieron en esa máquina? 

  • ¿Qué se cosía? 

  • ¿Cómo llegó la máquina hasta la donante? 

  • ¿Qué significó la máquina para esta mujer y por qué le ha costado desprenderse? 

  • ¿Por qué ha dado el paso de donar su máquina y vincularse a otra mujer que no conoce de nada?

 

También queremos recoger las historias de las mujeres que van a coser en las máquinas donadas:

  • ¿Quiénes son? 

  • ¿Cómo es su vida? 

  • ¿Cómo llegaron al centro de Matola? 

  • ¿Qué van a coser? 

  • ¿Qué va a suponer la máquina en su vida? 

  • ¿Qué creen que pueden hacer por las mujeres mayores que les han donado las máquinas?

Creemos que es importante mostrar la importancia de poder implicarse en el devenir de personas aún sin conocerlas, asumiendo compromisos que si bien darán más sentido a su vida, buscarán un mundo mejor. Y creemos que en este caso, tiene más sentido hacerlo trabajando con mujeres porque han sido ellas, especialmente desde los ecofeminismos, las primeras en alertarnos sobre el desarrollismo a toda cosa y en alzar su voz contra la explotación de las mujeres y de la naturaleza, viendo una íntima relación entre éstas.

Queremos unir a las mujeres de uno y otro continente a golpe de puntadas para que ninguna de ellas vuelva a decir jamás: necesito sentir que le importo a alguien.


  • Icono de la aplicación Instagram
  • Pinterest App Icon
  • Facebook Basic Square
  • Twitter Basic Square

Libros de las Malas Compañías

Apdo. de Correos 8448, 28080 Madrid

info@librosdelasmalascompanias.com

676 84 22 85