top of page

¡Feliz día de los enamorados!

El 14 de febrero nos proporciona la excusa perfecta para seguir haciendo regalos después de Navidad y antes de las Pascuas. San Valentín o el Día de los Enamorados tiene un origen incierto. Algunos sitúan su aparición en la antigua Roma con la muerte del sacerdote Valentín. Otros dicen que fue el poeta inglés del siglo XIV, Geoffrey Chaucer, quién en sus versos del poema The Parliament of Fowls (El Parlamento de las aves) habla de esta idea:

“For this was on Saint Valentines day, / When every bird cometh ther to choose his mate.”

“Porque es el día de San Valentín, / Cuando cada pájaro viene a escoger su compañero”.


Sea cual fuera su origen, lo que está claro es que actualmente San Valentín es un día en el que muchos países celebran el amor, ya sea el amor hacia una pareja, un amigo y por último, pero no menos importante, más bien al contrario, el amor hacia uno mismo.


¿Pero cómo expresamos ese amor? Según el escritor y filósofo Gary Chapman, existen cinco formas de love language (lenguaje del amor), es decir, la forma en que amamos y cómo esperamos que nos amen de vuelta. Estos son los siguientes: el contacto físico, el tiempo de calidad, los actos de servicio, los regalos y las palabras de afirmación. ¿Identificas tú el tuyo? A pesar del lenguaje del amor con el que más te caracterices, ten en cuenta que el Día de San Valentín es el día de regalar por excelencia y entre los regalos más populares se encuentran las flores, los peluches y el chocolate. Y es este último, el chocolate, el que está entre los detalles más elegidos entre esos pájaros enamorados.

Desde Libros de las Malas Compañías te proponemos un regalo delicioso para ti, tu pareja o tu amigo. Regala palabras con nuestro libro Del Cacao al Chocolate, mitos y leyendas. Escrito por Charo Pita e ilustrado por Fernando Vázquez, es el segundo libro de nuestra nueva colección Libros Curiosos y en el aprenderás sobre el chocolate a través de mitos y leyendas de las culturas precolombina, africana y europea. Como estamos seguros de que se te hará la boca agua, ¿por qué no incluir una caja de bombones con este regalo? De esta manera mezclarás un regalo más original con uno de los más clásicos, y también estarás usando dos de los lenguajes del amor (regalar en sí y dedicar palabras), además de proporcionar un regalo sensorial e intelectual al mismo tiempo.


Sin duda un acierto.



Elena Romero

85 views0 comments
bottom of page